Iturraspe y Ley 1420

Floreció el Palo borracho, sembrando de pétalos el césped de la plaza 25 de Mayo


Speciosa, hermoso en latín. Ceiba speciosa, es uno de los árboles más bellos de nuestra flora nativa y en esta época del año sus flores grandes y rosadas pintan el paisaje de la Plaza 25 de Mayo de Reconquista. Colmado de flores grandes y rosadas, uno de los ejemplares popularmente llamado de Palo borracho, ubicado en Iturraspe y Ley 1420, con su tronco gordo y cubierto de espinas, deslumbra por su floración atractiva, distribuida en toda la copa.

Sus flores aparecen en verano y atraviesan casi todo el otoño y sus frutos rellenos de algodón blanco (paina) le dan interés a lo largo del año.

Este tipo de árboles nativos que pueden encontrarse en la plaza central de Reconquista, y que son motivo de leyendas, tienen como características de ser bastante longevos, rústicos y su afán de supervivencia es tal que hasta se pueden trasplantar siendo ya adultos.

El nombre común proviene del abultamiento del tronco, que le da aspecto de botellón, debido a que en la madera acumula agua para tiempo de escasez.

«Estas floraciones se repiten todos los años, a veces más tímidas, pero este año floreció a lo grande dándole valor a la flora autóctona», destacó el ingeniero Matías Speranza, responsable de la Dirección de Vivero y Producción Forestal del Gobierno de Reconquista.