Efemerides

Día Mundial del Cerebro: por qué se celebra y cinco cosas que no sabias de este órgano


Desde 2014, cada 22 de julio se celebra el Día Mundial del Cerebro por iniciativa de la Federación Mundial de Neurología (WFN) con el objetivo de promover la salud cerebral y concientizar a la sociedad sobre cómo prevenir y cuidar el cerebro.

 

El tema de la campaña de este año es «nuestro cerebro, nuestro futuro» y se centra, específicamente, en crear conciencia sobre la enfermedad de Parkinson, una enfermedad cerebral neurodegenerativa que afecta la mente, el movimiento y casi todos los aspectos de la función cerebral.

A través de esta iniciativa, la WFN está trabajando junto con más de 122 organizaciones mundiales para abogar por una mejor atención, educación, e investigación para quienes viven con la enfermedad de Parkinson y sus cuidadores.

 

Dado que la prevalencia de esta enfermedad está en aumento, nuestras acciones hoy en día son vitales para mejorar las vidas de aquellos que han sido y serán diagnosticados, particularmente durante esta crisis de salud global.

 

A su vez, durante este día se realizan campañas para que la sociedad esté al tanto de las enfermedades cerebrales, muchas de los cuales se pueden evitar o abordar con tratamientos y diagnósticos.

 

Durante siglos, los científicos y los filósofos estuvieron fascinados con este órgano central del cuerpo y no fue hasta hace poco que el ritmo acelerado de la investigación en ciencias neurológicas y conductuales y el desarrollo de nuevas técnicas permitieron conocerlo más en profundidad.

 

En esta nota, además, algunas de las cosas que sabemos hasta ahora.

 

1 Está siempre activo

Incluso cuando estamos durmiendo, nuestro cerebro siempre está activo. Y tiene que hacerlo para mantenernos vivos. Pero diferentes partes del cerebro son responsables de diferentes funciones.

 

El lóbulo frontal es responsable de lo que «nos hace humanos», es decir, de procesos cognitivos tales como el razonamiento, el aprendizaje, la creatividad, la atención y el control de los músculos utilizados para el movimiento y el habla. También nos ayuda a crear recuerdos y aprender a regular las emociones y el comportamiento.

 

El lóbulo parietal, por su lado, está involucrado en el procesamiento sensorial y numérico así como también en la información visoespacial, que es necesaria para el movimiento, la percepción de profundidad y la navegación.

 

El lóbulo temporal recibe información relacionada con los sonidos y está también involucrado en los procesos de memoria. El lóbulo occipital, por último, está involucrado en el procesamiento visual.

 

2 Constantemente recibe información

 

El cerebro recibe constantemente un flujo de información, aunque frecuentemente no nos demos cuenta.

 

Por ejemplo, cuando se trata de acciones voluntarias que controlamos, como recoger algo, somos conscientes de la función; pero cuando se trata de la respiración, los músculos que mueven los alimentos a través de nuestro sistema gastrointestinal o la información sobre la posición de los músculos y articulaciones —al menos hasta que se vuelve incómodo y necesitamos cambiar de posición— rara vez somos conscientes.

 

3 Alrededor del 20% de la sangre del cuerpo va al cerebro

Mantener la función cerebral, al igual que todos los tejidos vivos, depende del suministro de oxígeno de la sangre. Entre el 15 y el 20% de la sangre del corazón en reposo va a este órgano, pero puede variar de acuerdo a muchos factores, como la edad, el sexo y el peso.

 

Por ejemplo, para un hombre promedio, de los 70 mililitros de sangre que bombean alrededor del cuerpo en cada latido, aproximadamente 14 mililitros se entregan al cerebro.

 

4 La cirugía cerebral no duele

Hace algunas semanas, el video de una violinista tocando su instrumento mientras la operaban de un tumor cerebral dejó a todos sorprendidos, pero esto es más común de lo que creemos. 

 

Estar despierto durante una cirugía cerebral permite a los médicos evaluar diversas áreas «funcionales» del cerebro —como aquellas responsables del movimiento, el habla o la visión— a medida que avanza la operación.

 

Y como el cerebro no tiene receptores especializados para el dolor (o nociceptores, que si se encuentran en otras partes del cuerpo), la cirugía no lo daña en absoluto.

 

Las únicas partes dolorosas de la cirugía son cuando la incisión se realiza a través de la piel, el cráneo y las meninges (las capas de tejido conectivo que protegen el cerebro).

 

5 El daño cerebral puede cambiar quiénes somos

A Phineas Gage se lo conoce como a uno de los pacientes más famosos en neurociencia. En 1848 había sufrido una lesión cerebral traumática cuando una barra de hierro atravesó todo su cráneo, destruyendo gran parte de su lóbulo frontal.

 

Milagrosamente sobrevivió, pero su personalidad había cambiado tanto que sus amigos lo describían como un hombre completamente diferente. El daño a su lóbulo frontal hizo que se volviera infantil, irrespetuoso e impulsivo.

 

John Martyn Harlow, doctor a cargo del caso, explicaba que la lesión condujo a una pérdida de inhibición social, lo que llevó a Gage a comportarse de una manera que se consideraba inapropiada. 

 

Fuente: Filo News